Ironman 70.3 Puerto Rico: Aprendizaje aplicado en la segunda ocasión

Tuve la oportunidad de realizar el “Ironman 70.3  Puerto Rico” en dos ocasiones, con dos años de diferencias: en el 2012 y en el 2014. Para la primera ocasión, lo más que me importaba era completarlo. Pero, también me había propuesto hacerlo en menos de 6 horas, lo cual no pude lograr. No podía pedir mucho, si sólo había entrenado por 2 meses y tampoco sabía mucho de cómo entrenar para un evento así.

Mi primer ironman 70.3 Puerto Rico en 2012

Mi primer ironman 70.3 Puerto Rico en 2012

Para la segunda ocasión, (2014), me propuse mejorar mi desempeño, y lograr bajar de las 6 horas que no pude durante la primera vez. Aunque, nuevamente, sólo tenía dos meses para entrenar pero con más experiencia que me podría ayudar.

En ambas ocasiones, tuve solo 2 meses para entrenar. Considerando que es muy poco tiempo, tuve que aferrarme a ser estratégica para lograr el desempeño propuesto.

Reflexioné sobre las fallas realizadas en la primera ocasión para, estratégicamente, fortalecer mis debilidades y lograr mi objetivo en la segunda oportunidad.

Tiempo para practicar natación: Más técnica y menos entrenamiento

La natación es el “cuco” para la mayoría de los “runners” (y muchos ciclistas). Quien aprende a nadar después de adulto, suele tener más dificultad en lograr la técnica que le hará desplazarse mejor, ahorrando energías, estratégicamente.

Natación Ironman Puerto Rico

Natación Ironman 70.3 Puerto Rico

2012: Entrenaba la natación 4 veces en semana, mayormente en piscina durante la semana y en playa durante fin de semana. Traté de entrenar lo más posible para mejorar mi desempeño pero, al final, me di cuenta que, mientras mi cuerpo sí se fortalecía, mi natación no mejoró mucho.

2014: Decidí enfocarme más en mejorar la técnica que en entrenar. Comencé a nadar más en la playa que en la piscina, por eso de dominar las condiciones reales del evento. Esto implica movimiento del agua, salinidad y no tener una raya que te guíe en el fondo.

Estudié ejercicios para aprender a mejorar la técnica. Trabajé más en la flotación y desplazamiento, aunque sacrificara mucho de entrenamiento. Sabía que no tenía mucho que perder.

Resultado: Más confianza y mejor desempeño, aun con más viento.

Más ciclismo y menos running

Me recostaba en saber que correr a pie me daba buena condición física como para aguantar las 56 millas de ciclismo en un medio Ironman. Mi desempeño pedaleando era lento por la falta de entrenamiento en esta disciplina.

IronmanPR 2012 ciclismo

Completando el tramo de ciclismo en mi primer Ironman 70.3

2012: Utilicé mi bicicleta vieja comprada en el 2002, a la cual todos llamaban: “portón” y “turística”. No pensaba invertir en comprar una bicicleta si no estaba segura de que seguiría pedaleando o haciendo triatlones.

Mi entrenamiento en ciclismo era limitado porque no quise modificar mi entrenamiento de correr. Así que todo lo que entrenaba, era combinado con correr. Pero, eso no me sirvió de mucho en el evento pues al bajar de la bicicleta, ya tenía demasiado cansancio. No logré el desempeño esperado en lo que suponía ser mi disciplina fuerte.

2014: Decidí invertir en una bicicleta de ruta nueva (no de tríalo) ni la más cara, ni la más económica. Algo módico pero con buenos componentes para rodar distancias largas, de manera deportivamente, en comparación con mi bicicleta vieja.

También, había entendido que si ya dominaba la disciplina de correr, debería dedicarle más tiempo a fortalecerme en el ciclismo. Así que disminuí mis entrenamientos de correr para aumentarlos en el ciclismo.

Resultado: Mejoré la fortaleza muscular, la confianza y maña para el ciclismo. Mejoré mi tiempo, aun con un cambio desfavorable en la ruta para ese año.

Practicar más alimentación e hidratación

Mi peor falla en este evento fue la cuarta disciplina: la alimentación e hidratación. Nunca he sido buena en esta parte, ni en el triatlón,  ni para correr, pero me he preocupado por atenderlo.

hidratación triatlón

La importancia de la hidratación

2012: Mis intentos fueron vagos y fallidos en la alimentación durante el evento. Aunque ya había realizado un maratón y corrido a pie distancias largas, nunca me había acostumbrado a tomar más allá de agua y Gatorade. Durante mi entrenamiento para este evento, compré algunos gels, “blocks”,  galletas de energía y bebidas hidratantes.

Sabía que el tramo de la bicicleta era el momento de alimentarse e hidratarse bien, pero al no dominar bien el ciclismo se me hacía difícil tomar la botella constantemente o sacar alguna otra cosa de la alimentación. De esto, resulté, tremendamente desnutrida y deshidratada, aportó en mi falta de energías al momento de correr al final.

2014: Me propuse tomar la alimentación más en serio y practicarla en el entrenamiento. Mientras aumentaba mis entrenamientos en la bicicleta, también aprendía a mantener una alimentación constante. Durante ese periodo, me di cuenta que algunas cosas me caían mal al estómago. Apenas estaba aprendiendo a conocer lo que me iba bien sobre lo que me iba mal.

Resultado: Mejoré mi hidratación y pude fluir mejor durante el evento. Pero, comoquiera, tuve fallas en este aspecto de acuerdo a lo que el cuerpo necesitaba, y queda mucho por mejorar.

Darle importancia al descanso

Muchas veces, nos vemos obsesionados con los entrenamientos para lograr nuestras metas de mejorar tiempos. Pero, nos olvidamos que el descanso es igual de importante para lograr mejorar.

2012: Me obsesioné con entrenar mañana y tarde, casi todos los días. No quise modificar mi entrenamiento de correr, sino que le añadí los de natación y ciclismo sin llevar un balance. Mi cuerpo estaba fatigado.

2014: Decidí disminuir los días en los que doblaba entrenamiento, am y pm, y  balancearlos por cada disciplina. Dejé que mi cuerpo descansara de acuerdo a como lo iba sintiendo.

Resultado: Menos fatiga en el evento.

Visualización estratégica a las condiciones pronosticadas

Consciente de que el entrenamiento ha sido menor,  es astuto visualizar el evento, estratégicamente. La estrategia va dirigida según la experiencia y en las condiciones pronosticadas para el evento.

Triatlón Half Ironman

La emoción de completar el “70.3 Puerto Rico Ironman (2014)” logrando mi objetivo.

Natación Ironman PR

Manejo estratégico de la salida, saber si te conviene quedar atrás para recibir menos impacto de los demás nadadores, o si te favorece salir agresivamente. Por otra parte, el trayecto de la natación cambia en el principio, el medio y el final por las condiciones del cuerpo de agua. Saber que se siente más corriente en unos tramos que en otros. Además del movimiento del agua que puede cambiar por día.

Ciclismo Ironman PR

El evento tiene cuestas y tiene viento. En el 2014, hubo cambios en la ruta ciclista, añadiendo unas cuestas. La estrategia estaba en cómo se atacarían las subidas y las bajadas que ya conocía en entrenamiento. Igualmente, ser estratégicos con el viento que ya conocía desde los entrenamiento, aprovechando dar mayor velocidad durante los tramos que estaba a favor.

Correr Ironman PR

Además de la protección solar e hidratación, en este tramo final, es importante tener paciencia y fluir, poco a poco. La ruta no es fácil, así que prepararse mentalmente para completarla resulta imprescindible.

Resultado 2014

Logré completarlo en menos de 6 horas, con mucho menos entrenamiento y rutas más ventosas. Además, estuve sin reloj en todo el evento y no tenía idea de cuánto iba haciendo. No fue perfecto y siempre hay más para mejorar.

Ironman Puerto Rico results

Comparativa de mis resultados en ambas participaciones: Ironman 2012 y 2014.

Acerca de Nairi

¡Hola! Soy Nairi Ginés, atleta aficionada, exploradora innata, amante de la naturaleza y apasionada por vivir nuevas experiencias. Estas características me han guiado en la trayectoria personal y profesional de mi vida.
Enlace para bookmark : Enlace permanente.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *