La pausa inesperada en nuestro running (siempre llega)

Somos seres activos y nos encanta vivir nuestra vida al máximo, pero siempre llega el momento de la pausa. Aunque nos cueste y la tratemos de ignorar, la pausa es parte de nuestro aprendizaje también.

La pausa siempre llega

Cuando llega el momento de la pausa…

Mayormente, nos toma por sorpresa… Una lesión, una indicación médica particular, una situación personal e incluso una oportunidad momentánea que nos ocupe el tiempo. Pueden ser tantas diversas razones que no terminaría, pero tú y yo sabemos que esa pausa nos llega y llegará siempre.

“No puedes correr por un tiempo”

Cuando un médico te dice: “no puedes correr por un tiempo”, se siente que el mundo se te paraliza. En ocasiones, no le hacemos mucho caso a la indicación porque no la creemos del todo. La verdad es que, muchas veces, nos sentimos incomprendidos en nuestra pasión y dedicación por correr o el deporte que realizamos.

Incluso, hay testimonios de quienes desobedecen la recomendación y testifican los beneficios que obtuvieron de no seguir las instrucciones. Pero eso no es así para todos, porque también están quienes sufren las consecuencias negativas de no seguir las indicaciones. Porque lo que suceda con una persona no, necesariamente, es lo que deben seguir los demás; es individual para cada quien.

Running y pausa

Todo tiene su tiempo…

Hay momentos que sí hay que atenerse a la indicación y esperar con paciencia y determinación al tiempo de volver. Se puede sentir ansiedad, desesperación y muchas veces frustración, pues sí, pero es parte del proceso psicológico y emocional que se tiene que trabajar con nosotros mismos.

La pausa es transitoria, no la confundamos con un “stop”

Si algo quiero resaltar de esto, es que la pausa es transitoria y no es lo mismo que un “stop”. La diferencia es clara: La pausa significa que luego, se continuará, mientras que el “stop” es definitivo. No la confundamos ni mucho menos lo convirtamos en lo que no es. O sea, no cambies una pausa por un “stop”.

La pausa es transitoria

La pausa y el “stop” son cosas diferentes.

Una pausa puede motivarte a hacer cambios pero no es lo mismo que detenerte. Por ejemplo, si cambias de deporte, para algún beneficio propio, eso no es un “stop”, porque continuaste pero con un cambio.

Nunca paremos, pero sí aceptemos nuestras pausas y aprendamos de ellas. Ya cuando toque continuar, seremos más fuertes y más sabios porque valoraremos más nuestras actividades, y lo disfrutaremos más.  Las pausas son transitorias,  nunca nos confundamos.

Atentamente, desde mi última pausa llena de aprendizaje…pero todo continuará…

¿Has tenido alguna pausa inesperada?

¿Cuál ha sido tu experiencia con las pausas?

 

Acerca de Nairi

¡Hola! Soy Nairi Ginés, atleta aficionada, exploradora innata, amante de la naturaleza y apasionada por vivir nuevas experiencias. Estas características me han guiado en la trayectoria personal y profesional de mi vida.
Enlace para bookmark : Enlace permanente.

4 comentarios

  1. Tuve una pausa inesperada por casi dos meses y fue fuerte, pero como dices tú hice el cambio y bueno esos dos meses me dediqué a andar en bici en vez de correr porque me estaba afectando en mi vida diaria por la endometriosis, luego cuando retome fue genial porque sentía que fue solo un descanso y estaba con mucha energía para volver a retomar el running, me encantó este articulo,me sentí super identificada, gracias por compartirlo reina! 🤗💓

  2. Creeo q me toca hacerlo

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *