Fui turista, running en el barrio donde me crié

Correr en el barrio donde nos criamos pudiera parece lo más lógico y cotidiano del mundo. Quizás sea común ver personas corriendo por el área en donde residen. Pero puedo creer que son muchos los que nunca han corrido por las calles de su infancia.

Niña en el barrio de crianza

Mientras me criaba, runner aventurera en proceso

Gran parte de runners comienzan en este deporte durante la adultez. Posiblemente, viven en un lugar diferente al de su niñez o adolescencia. Otros, aunque sigan en el mismo lugar, suelen transportarse a sitios particulares para hacer sus entrenamientos, o para reunirse con sus “partners” de equipo. Claro, siempre hay excepciones de quienes han re-corrido sus calles toda su vida. No fue mi caso, y se que no es el de muchos otros amigos.

Repasando episodios

Recientemente, estuve refugiada en mi hogar de crianza, en Carolina, para pasar el huracán María y estar en familia. Tres días después del huracán, la ansiedad me hizo ponerme los tenis y salir (como loca) a correr por el barrio en donde me crié. En ese momento se comenzaron a revolver diversas emociones de nostalgia. Fue entonces que pude remontarme a tantas memorias de las calles que, antes, solo transitaba en patines o bicicleta; en donde jugaba guillotina, “tira y tápate” y “chico paralizado”.

Running en Carolina

Mientras corro, me lleno de memorias

Ciertamente, estaba corriendo por un lugar especial mientras repasaba episodios de mi vida de manera espontanea. Cuando crecemos y continuamos con nuevas responsabilidades, solemos desconectarnos de esa base que es nuestra crianza. En esta ocasión, me di la oportunidad de ir con una conciencia diferente.

Presté atención a mi entorno y me entretuve comparando como se ve todo hoy, y como lo veía antes. No hay mejor forma de tener esta experiencia que ir “a patitas” corriendo con la intensidad de tu propia respiración.

Las escapadas sin permiso…

Los escondites y las maldades…

Los juegos en las calles…

Los caminitos solitarios…

los techos brincados…

Los olores…

La tiendita de dulces y la casa de los límbers…

La casa “embrujada”o misteriosa…

Los personajes del barrio, los que están y los que ya no…

Turista en mi propio barrio

Por primera vez, me sentí turista en mi propio barrio, una turista que disfrutaba de un recorrido como nadie. Me crié con Julia de Burgos en todo mi entorno e identidad. Mientras corría bordeando un parque, me topé con esos versos, que ya conocía, grabados en una pared:

“¡Rio Grande de Loíza!… Alárgate en mi espíritu y deja que mi alma se pierda en tus riachuelos…”

Río Grande de Loíza por Julia de Burgos. Grabado.

Río Grande de Loíza por Julia de Burgos. Grabado.

Y, por supuesto, mientras vas en esta trayectoria, aparece alguien que te reconoce y te saluda con un grito familiar: “¡Weeepa!, tanto tiempo.” “¡¿Todavía sigues corriendo?!”

Corro desde mi adolescencia. Así que, el reencuentro con los viejos runners y sabernos que seguimos con esta pasión, es una alegría solidaria que solo nosotros entendemos.

Salir del “automatic mode”

Aunque los runners, solo necesitamos un par de tenis  y salir a correr, no siempre se siente la comodidad ni la seguridad para hacerlo desde cualquier lugar (incluyendo esos sectores  que identificamos como nuestro barrio de siempre).

Cuando se corre, se suelen tener rutinas y lugares específicos para realizar el deporte. A veces vamos casi en un “automatic mode” por esos circuitos que ya nos conocemos mejor que la palma de nuestra mano. Otras veces, exploramos rutas a través de las carreras o de los lugares recomendados por otros runners. Algunos más aventureros aprovechan sus estadías turísticas para recorrer lugares nuevos, como áreas costeras o montañosas.

Pude haber recorrido el mundo, pero cuando me fui a recorrer mi barrio, que no es más que una zona residencial de urbanizaciones y avenidas en el pueblo de Carolina (Puerto Rico), tuve una conmoción única.

Running en mi barrio de Carolina

Running por el barrio en donde crecí

 

Correr por el lugar en donde te criaste es como ser turista y sentirse en casa a la misma vez. De esas experiencias que ni pensamos en llegar a disfrutar tanto.

Si no lo has hecho, ¿Te lanzarías a la aventura? Porque después de todo lo que parece el lugar más cotidiano se puede convertir en toda una Aventura.

 

Acerca de Nairi

¡Hola! Soy Nairi Ginés, atleta aficionada, exploradora innata, amante de la naturaleza y apasionada por vivir nuevas experiencias. Estas características me han guiado en la trayectoria personal y profesional de mi vida.
Enlace para bookmark : Enlace permanente.

2 comentarios

  1. Europa Piñero González

    Recuerdos de cuando crecías en una urbanización de Carolina. Me parece verte en el columpio de la foto y tu mami en el balcón miràndote.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *